¡Los precios incluyen el IVA! Facebook Ciudades en JuegoTwitter Ciudades en JuegoPinterest Ciudades en JuegoInstagram Ciudades en Juego

Top Menu

Viva la Pepa

Fernando VII (1784-1833), lo peor de lo peor

By Ciudades en Juego

Posted in , | Tags :

Mientras en Francia estallaba la Revolución Francesa, Fernando VII, a los cinco años de edad, era nombrado Príncipe de Asturias, heredero de la Corona. Testimonios de la época lo presentan ya desde joven como un personaje muy influenciable. Con 15 años, sus preceptores ya comenzaron a indisponerle contra el favorito de su padre, el valido Manuel Godoy. Su primera esposa (con la que contrajo matrimonio a los 18 años), María Antonia de Nápoles (sobrina de María Antonieta), lo malmetió contra Godoy y su propia madre formando el llamado “partido napolitano”. Godoy se libró de este grupo de detractores y la princesa murió poco después en 1806. El tal partido napolitano se convirtió entonces en el “partido fernandino”, heredero de aquellos detractores de Godoy, aristócratas de la época de su abuelo Carlos III. Con la caída tan deseada de Godoy, Fernando estaba dispuesto a conseguir el trono como fuera, pasándose por alto incluso a sus propios padres, tal y como lo intentó en 1807 durante el llamado procesodeElEscorial.

Fernando VII El Deseado

Fernando VII El Deseado

En 1806, Napoleón había derrocado a los Borbones de Nápoles, circunstancia que aprovecha Fernando para solicitar su ayuda en contra del valido Godoy e incluso baraja la posibilidad de casarse con una Bonaparte.En marzo de 1808, durante la invasión napoleónica en España, la familia real se traslada a Aranjuez, donde estalló el famoso motín. Carlos IV se vio forzado a abdicar en su hijo y Godoy fue finalmente aniquilado. Era la primera vez en la historia de España que un rey es derrocado por las maquinaciones de su propio hijo con la colaboración de una revuelta popular. Así, Fernando VII llega a Madrid aclamado por el pueblo, que se siente librado del “trepa” de Godoy, pero los honores le duran poco. Marat ya ha ocupado la capital y el rey es obligado a abdicar en Bayona. En esta ciudad francesa se producen unas escenas propias de un vodevil. Napoléon considera nula la abdicación de Carlos IV; la reina María Luisa de Parma llega a pedir al emperador que matara a su propio hijo por la traición cometida contra sus padres y Godoy;Napoléon exige a Carlos IV la cesión de los derechos al trono (a cambio de salvar la vida de los tres y una pensión vitalicia), y consigue que Fernando, ignorando lo anterior, considere a su padre como rey legítimo. Napoléon entonces cede los derechos de la corona española a su hermano José (I)en mayo de 1808, ya comenzada la guerra de la Independencia. Fernando es hecho preso (se mantendrá preso en una cárcel de oro durante toda la guerra) y José Bonaparte otorga la Constitución de Bayona el 7 de julio de ese mismo año, un texto que viene a poner fin al poder absolutista de los reyes, manteniendo la monarquía un carácter representativo de alianza entre el rey y la nación.

Jura de Fernando VII como Príncipe de Asturias

En 1812, las Cortes de Cádiz proclaman a Fernando VII único y legítimo soberano de la nación en su ausencia. Un año más tarde, Napoléon (cuyo imperio declinaba ya con la derrota en Rusia) le reconoce como rey y en 1814 regresa a España. En mayo de ese mismo año, Fernando VII promulga un decreto que restablece la monarquía absoluta y declara nula la obra de las Cortes de Cádiz. El 11 de mayo se disuelven las Cortes y se detiene a los miembros de la Regencia.

Desde 1814 hasta su muerte (salvo un intervalo constitucional de 3 años), su política consistió en el control personal del poder, valiéndose de la represión de toda disidencia y de unos servidores cuya única pauta de comportamiento fue la fidelidad ciega a su señor. Fernando VII gobernó a su manera, como un déspota, escuchando los consejos que en cada ocasión le convenían, sin ajustarse a ningún precedente específico y como nadie lo haría después que él.

TIENDA ONLINE
Comments are closed.
btt